Lluvia de estrellas

Cuanto más intento comprender la complejidad del mundo al que pertenezco, la diversidad de la vida, las relaciones humanas, buenas o malas, creo razonar que no todo es fruto del la casualidad, del orden dentro del caos, las leyes físicas.
Cada vez que me miro a los ojos delante/detrás de un espejo y pienso en lo complicado que ha de ser ajustar todas las partes de mi cuerpo para permitirme vivir, hasta me resulta casi necesario la existencia de un dios, quizá mezcla de todos los que el hombre ha inventado.
No aparece como una causa, sino como un fin, una explicación a todas esas acciones de las cuales nunca queremos hacernos responsables.
Intrigante es el hecho que me obliga a negar todo lo anterior: la situación creada por los sistemas educativos (mentira, por aquellos que, siendo iguales a nosotros, han tomado el poder de una u otra forma) que nos han estado engañando a favor de sus intereses. Me refiero, evidentemente, a curas y políticos, científicos y banqueros, pues es el dinero hijo de la misma madre que el poder.
Alzo la mirada allá donde no es posible vislumbrar ningún horizonte, envuelto en una fría madrugada, adquiero conciencia de que todo lo que podré llegar a tocar está bajo mis pies. El resto, lejano, es la belleza…de la simplicidad.

Antolín Álvaro Sanz

…cuando todavía era capaz de pensar mágicamente.

“La felicidad que cabe esperar no consiste en lograr el placer, sino en descansar del dolor.”

John Dryden

“Es muy fácil vivir haciéndose el tonto. De haberlo sabido antes me habría declarado idiota desde mi juventud.”

Fedor Dostoievski

“Existe al menos un rincón del universo que con toda seguridad puedes mejorar, y eres tú mismo.”

Aldous Huxley

“Cuando era joven me decían: “Ya verás cuando tengas cincuenta años”. Tengo cincuenta años, y no he visto nada.”

Erik Satie

17 Ecuaciones que cambiaron el mundo

17 Ecuaciones que cambiaron el mundo

Leptonix

El matemático y científico Ian Stewart ha elaborado una lista con las 17 ecuaciones que, a su juicio, han cambiado el mundo. En la lista están desde las que revelan regularidades matemáticas hasta las que expresan leyes de la naturaleza.

Ver la entrada original 1.008 palabras más

The Zero Theorem (2013)

0=00

No quiero contar nada de esta extraña película porque creo que hay que comenzar a verla con una información cero para sacar todo el provecho. Cuando la vi, me quedé con la boca abierta. Así pues, busqué información en la red y resulta que fue premiada en el festival de Venecia del año pasado.

Tras haber visionado el trailer, si alguien quiere más información antes de verla, puede visitar el siguiente enlace donde (en inglés) se ofrece una pequeña sinopsis y una crítica:

Time out

Personalmente, me gustan mucho este tipo de filmes, aunque debo reconocer que todavía no puedo decantarme por dar una muy buena opinión, no me ha parecido demasiado sólida. Quizá deba realizar un segundo visionado.

Noé (Darren Aronofsky, 2014)

 

noe

Fue en una de aquellas sesiones cinematográficas que se celebraban en la residencia universitaria Hernán Cortés de Badajoz, la primera vez que vi, en versión original subtitulada, Pi, fe en el caos. Me quedé sorprendido, asombrado, perplejo al ver ese nuevo tipo de cine que mareaba por su ritmo caótico tanto en la estructura de la narración como en el tratamiento de las imágenes, casi como si siguiera la irracionalidad del propio número que daba título a la película. El estilo, que me ha recordado en alguna ocasión a David Lynch, es sin dudar ni un momento el justamente apropiado para desarrollar una historia que, estudiando Física como me encontraba en esos años. marcó quizá mi gusto especial por las películas que posteriormente fui visionando de Darren Aronofsky.

Como tema central la ciencia, la historia de la búsqueda de Dios y de la Verdad, resplandecen a lo largo de toda la narración, quemando al protagonista que, al final, decide perder el supuesto don que posee para las Matemáticas en contrapeso para el logro de un mínimo de felicidad en su vida. Thriller, casi película de misterio, logra reflejar la angustia de una investigación en las penumbras del conocimiento humano, la soledad y aislamiento mental y físico de un científico que se mueve en el filo de la navaja.
pi

Posiblemente, Réquiem por un sueño sea una de las películas con mayor contenido emocional que haya visto en toda mi vida. Las aventuras y desventuras del pequeño grupo de adolescentes o la situación crítica a nivel social en la que se encuentra la madre convierten algunas escenas en sofocantes, casi esquizoides. El daño que puede hacer la televisión a personas con una débil personalidad emerge a lo largo de todo el filme, arrasando la vida de los protagonistas y llevándoles a un infierno del cual parecen ser conscientes que no van a escapar. Angustiosa, salvaje, irónica hasta el final, trata el tema de las adicciones humanas de una forma tan cruda, que realmente asusta.

requiem por un sueñoVarios años después, cuando de forma casi inconsciente, había olvidado la existencia de este director, llegó a mis manos (y a mis ojos y a mis oídos y a mi piel) La fuente de la vida, que personalmente me parece una de las películas más preciosas que se hayan hecho jamás (aunque no sé porqué ahora se me pasa por la cabeza la cinta de animación “El viaje de Chihiro”). Ahora, el tema central es otro anhelo humano: la inmortalidad, escapar del destino universal, de la muerte. Pero la muerte es tratada durante todo el filme como la condición necesaria para el resurgir de nueva vida; el ciclo del eterno retorno.

Técnicamente, Aronofsky va trenzando tres historias (la búsqueda de la fuente de la eterna juventud, la lucha contra la enfermedad y el viaje astral hacia el infinito) que confluyen hacia el final épico, apoteósico, de la narración: el conocimiento, la comprensión y aceptación del ciclo natural de la existencia. Por otro lado, el tratamiento de la fotografía y de la imagen es espectacular, dotando de un ambiente mágico, irreal a las escenas. Creo que esta película debería ser vista por todos los occidentales, ya que ayuda a la comprensión de ese tema tabú en nuestra sociedad, la muerte.

Poco después vino El luchador, protagonizada por Mickey Rourke (quizá el mejor actor para esa historia). Una película sencilla que cuenta una sencilla historia, pero que trata un tema crucial en la sociedad: el abandono de lo inútil, de lo que ya no sirve a nuestros propósitos llevado al terreno de las relaciones humanas. Y posiblemente no haya un espectáculo más adecuado para mostrar esta futilidad y apariencia en tales relaciones humanas que la lucha libre, donde todo es mentira, un inútil teatro que sólo puede ofrecer una violenta farsa.
fuente de la vida

Hace un par de semanas visioné Cisne negro, que había estado reservando como un buen vino, por si al señor Aronofsky le daba por tardar demasiado en sacar una nueva cinta (como prácticamente así ha sido). Otra vez magistral, el tema elegido es el afán de perfección como obsesión humana, que puede llegar a asolar la vida de una persona y que, echando la vista atrás ya es un tema que aparece de manera tangencial en Pi, fe en el caos, aunque allí fuera la obsesión por encontrar “la verdad” del matemático.
luchador

blackswanY así llegamos a Noé, la película que había estado esperando como agua de mayo desde que conocí la noticia de que Darren Aronofsky iba a estrenar una superproducción en 2014: He de reconocer que la primera vez que la vi no pude escuchar demasiado bien los diálogos y tampoco estar muy atento a las imágenes, pero aun así me quedó una sensación negativa respecto a la película, quizá debida a las altas expectativas que había puesto en ella. No vi mucho sentido a la historia, me pareció insulsa, trillada, forzada, artificial y artificiosa, con efectos especiales anodinos, personajes desligados y criaturas que no me pegaban ni con cola, como esos incomprensibles ángeles caídos (y escribo todo esto antes de ver por tercera vez el film, muy posiblemente en v.o.s.). Como no podía creer que me hubiera parecido tan mala una película que yo esperaba como muy buena, volví a ver la película y, aunque tampoco pude estar demasiado atento (a veces es complicado sacar dos horas y veinte minutos de total ininterrupción, porque realmente hay que ver esta cinta muy atentamente para captar todos los mensajes), he cambiado bastante de opinión.

Como primer punto, algo deben representar para Aronofsky las flores que Cam arranca al comienzo de la película, pues si no recuerdo mal, también aparecen en La fuente de la vida, siempre mostrando la relación del agua con la destrucción y la creación de vida. Como segundo punto, es posible que esta cinta sea un crítica a la religión en general, católica en particular (quizá en sintonía con los orígenes polacos de este magnífico director), aunque este sea un punto delicado y, desde luego, muy personal e íntimo. Puede considerarse también como una crítica a la historia bíblica, que podría haber contado un mismo fenómeno de muchas maneras distintas, y que no puede tomarse, obviamente, como verdad literal, a pesar de investigaciones que dan peso a hipótesis tales como la apertura del estrecho de Gibraltar que hubiera ocasionado una gran inundación en el este del Mediterráneo, al crearse este mar. Como tercer punto, se pone de manifiesto la idea de que ningún ser humano posee el derecho sobre la vida o la muerte de otro ser humano. Como cuarto punto, se trata el tema de la usurpación de recursos naturales que la especie humana ha realizado desde tiempos inmemoriales justificándola con la visión antropológica de que “la creación fue hecha para servir al hombre”. Como quinto punto (y, en mi opinión, puede ser el tema central de la película) aparecen enfrentados dos conceptos importantes en el desarrollo humano: la fe y las creencias frente al razonamiento y, en última instancia, la ciencia y la lógica. El daño que las creencias ciegas provocan en uno mismo y el efecto que pueden llegar a tener o tienen sobre los demás es constantemente reivindicado a través de la figura de Noé y su dicotomía en torno a los “mandatos divinos” provenientes de las visiones y el sentido común de que no puede matar…(en fin, hay que ver la película porque no contaré nada más). Y, por último, la relación enferma y de poder del hombre hacia el hombre a través del engaño y de la usura, relación que queda representada por el pecado de la muerte de un hombre a manos de otro hombre (Caín y Abel). Relación que, sin la ambición de tomar más de lo necesario, no sería necesaria entre los hombres y, en último término, entre los seres vivos, convirtiendo en sagrada y divina la interconexión presente en toda la naturaleza. (Siempre raspando filosofías orientales este Aronofsky).

Si el objetivo de esta superproducción es el de intentar eliminar la ceguera colectiva de aquellos grupos de personas que reniegan de cualquier razonamiento frente a la fe (el caso, por ejemplo, de las ideas creacionistas), aplaudo con energía esta última creación de Aronofsky. Si el objetivo es el de hacer una gran taquilla, creo que hay superproducciones mucho más apropiadas y específicas para ello, más simples, llenas de superhéroes, y que cualquiera es capaz de ver y comprender sin darle muchas vueltas a la cabeza (además de pensar que es posible que fracase en taquilla, sobre todo por el tabú religioso aún presente y por la renuencia a nuevas interpretaciones que la gente suele mostrar). En cualquier caso, es una película que trata una historia presente en el folklore popular desde un punto de vista totalmente nuevo, con impresionantes efectos especiales (como está al uso en todo lo que sale actualmente en la industria cinematográfica) y con un elenco importante de buenos y grandes actores y actrices. Merece la pena. Y yo sigo apostando por Darren Aronofsky como uno de los grandes de la historia del cine…y si no, tiempo al tiempo.