“Ningún hombre sabe nunca cuándo es feliz; sólo puede saber cuándo lo fue”

mandala

Las cuatro nobles verdades del Buda:

1) La primera verdad es que toda la vida es sufrimiento. Si no consigues lo que quieres, sufres. Si obtienes lo que deseas, sufres. La vida humana es como un fuego que chisporrotea entre todo lo que se logra y no se logra.

2) La segunda verdad afirma que el deseo de placer, o, peor aún, el deseo de permanencia en una creación donde todo se mueve, sólo puede hacer más intenso el fuego. Esto significa que cuando se apague, tanto mayores serán el dolor y la pena.

3) La tercera verdad, (ya que nos deleitamos en los cinco sentidos, tratando de evitar el dolor y el sufrimiento), dice que, para evitar el sufrimiento es preciso no añadir más leña al fuego.

4) La cuarta noble verdad es que para apagar la llama de esta penosa existencia, es necesario seguir el óctuple camino.

1207847859_f

 

El óctuple camino:

· Puntos de vista correctos.

· Correctas intenciones o finalidades.

· Palabras justas.

· Acciones justas.

· Vida correcta.

· Esfuerzo adecuado.

· Conciencia justa.

· Concentración debida.

yin-yang-medallion

 

Cinco normas (reglas) morales:

– No matar.

– No robar.

– No mentir.

– No embriagarse.

– No entregarse a la sexualidad.

El día que Nietzsche lloró.

Basada en el libro de título homónimo del autor Irvin D. Yalom, esta película, dirigida por Pinchas Perry, recorre algunos aspectos de la biografía y el pensamiento del filósofo, así como de algunos importantes personajes históricos de la época…

images1

Lou Andreas-Salomé

Sin desvelar el argumento, que es sustancial, profundo e interesante, la historia parece un viaje de exploración a la mente y la filosofía de Nietzsche, del Dr. Josef Breuer y, en general, de todas las mentes humanas.

De obligatorio visionado para aquellos que pretenden entenderse a sí mismos y a los demás en cuanto a las relaciones humanas, la escasa hora y cuarenta minutos de duración se pasa de forma muy amena y divertida.

Friedrich W. Nietzsche

Friedrich W. Nietzsche

No obstante, habría que advertir que nada tiene este filme de comercial, por supuesto. Hablando del aprovechamiento que una mente despierta puede obtener de la película, puede decirse que su medida es más que notable, prácticamente sin desperdicio alguno.