Galicia calidade

Mariscada

Si deciden visitar Galicia durante cuatro o cinco días, lo primero es tener la suerte de que todos los días te salgan soleados (sobre todo en el mes de abril). Otra cuestión a tener en cuenta es que, si quieren ir a Sanxenxo, o tienen barco o, al menos, tienen chaleco para poder exhibirse por el paseo marítimo. Lo que quiero venir a significar es que, si son viajeros más que turistas, no llegarán a Sanxenxo y se quedarán paseando por el pequeño pueblecito de Combarro (no confundir con Cambados), se tomarán alguna cerveza en las tasquitas que se encuentran por la calle más turística y tomarán el primer contacto con la agradable hospitalidad galega. CombarroPosteriormente, no podrán decir que no y comprarán alguna botella del rico y casero licor café, etcétera.

Como para pasar la noche hay un hostal de mala muerte reservado (no incluiré el nombre en esta publicación) en la ciudad de Pontevedra, vayan al centro en busca de algún sitio donde cenar, no les importe demasiado el lugar. Es seguro que serán atendidos muy amablemente. Pontevedra es una ciudad pequeña, pero bien merece un paseo matutino por sus calles centrales y escondidas plazas e iglesias. Incluso podrán encontrar una casa donde vivió Valle Inclán.Pontevedra

Galicia transpira superstición, magia y religiosidad en sus ciudades, en sus símbolos, casi en sus paisajes. Santiago de Compostela se convierte de manera natural en el ombligo, el centro gravitatorio del viaje, pues es necesario patear sus atestadas calles, entrar en su catedral y buscar un pequeño restaurante llamado “Trafalgar” en un rincón del centro, donde les pondrán de aperitivo unos mejillones picantes de delicia (sobre todo para los mexicanos allí presentes). Pulpo a feiraPodrán comer un pulpo a feira magnífico, unos berberechos de diez y un lacón con pimentón estupendo. No dejen de pasar la siesta en un antiguo cementerio reformado en parque de detrás de cierta iglesia para finalizar la visita tumbándose relajadamente en el césped de detrás de la estatua en homenaje a Rosalía de Castro.Vista de la catedralSitar

Llegarán a Arteixo, declarado como centro de operaciones para las tres próximas noches. Con un poco de suerte habrán reservado estancia en el Hotel Balneario por 30 €/noche, lugar con un encanto especial e idóneo para dormir plácidamente. Pero antes, si deciden darse un homenaje, pueden cenar en el restaurante parrillada “O Anduriña”, donde dignas carnes de ternera, buey o cerdo esperan a ser degustadas. También, pueden disfrutar de una cena más ligera, pero acompañadas de inmejorables vinos ribeiro u albariño, en concreto, el “D. Pedro de Soutomaior, neve” en la vinoteca “O Refuxio”, de cuyo dueño traigo gratos recuerdos de buenas conversaciones.

Ayuntamiento de FerrolAsí, por fin bien descansados, podrán hacer ruta para ver Ferrol, de la cual nada apreciable se puede mencionar, excepto que es cierto que su casco antiguo está bastante deteriorado, aunque no más que el de muchas ciudades.Marinero

Perdiendo poco tiempo, alcanzarán A Coruña. Parece, al principio, que va a ser difícil aparcar cerca de la parte antigua de la ciudad, lo cual finalmente no resulta cierto. Aunque siempre se ha de ser paciente en estos menesteres del estacionamiento seguro y gratuito. IMG_3445Pararán a tomar una “Estrella Galicia” en el “Bar La Farola” y, conjurando a los astros, les atenderá una simpática camarera y les explicará todo lo que hay que saber para visitar la ciudad en una tarde. Así pues, lo único que queda es bajar a la plaza de María Pita y recoger un mapa en la oficina de turismo para moverse con garantías.Ayuntamiento de A Coruña Mirando en dirección a la fachada del ayuntamiento, a su izquierda, podrán encontrar varias calles con restaurantes donde engullir pecaminosamente una mariscada fresca (tendrán difícil la elección). Nosotros comimos en el “Mesón El Gallego”. Torre de HérculesDebe ser saludable hacer la digestión realizando la subida a la Torre de Hércules, pero antes, por cuestión de horarios, pueden visitar la Casa del Hombre, el Acuario, o bien, la modesta, aunque muy interesante y entretenida, Casa de la Ciencia.IMG_3460

Ola en BarrañánEl último día de estancia en tierras galegas podrían dedicarlo a ver los alrededores de Arteixo, recorriendo las playas de la Hucha, Valcovo, las Combouzas, comiendo en un restaurante en la playa de Barrañán, disfrutando en ella de meter los pies en el agua y jugar con la arena, y tomando algunas fotografías nocturnas en la playa de Repibelo.

 

Nocturna en RepibeloDespués, a dormir, que la siguiente jornada constará de nueve horas de regreso a casa."O Refuxio", vinoteca

Anuncios

Ruas floridas: Redondo 2013

Durante la semana pasada, ha tenido lugar la celebración de la fiesta de las “Ruas floridas” en la localidad lusa de Redondo, cercana a Extremoz, Badajoz, Reguengos de Monsaraz, Évora, Olivenza y el embalse de Alqueva, lo cual puede convertir la festividad en un destino turístico interesante durante toda la semana. El programa de la edición de este año (recordemos que es un evento bienal) fue el siguiente:

FolhetoRuasFloridas2013_frente FolhetoRuasFloridas2013_verso

Nuestra visita se redujo al sábado 10 de Agosto. Comimos y paseamos por las calles en la medida en que nos lo permitió el sofocante calor, por lo cual no llegamos al concierto de fado de la noche. Recomendable hubiera sido comenzar la visita por la tarde, para después cenar y asistir al concierto, evitando las horas centrales del día, cuando “aprieta la caló” (hay que tener en cuenta que se trata del Alentejo Central), pero nunca se sabe.

En definitiva, dejo unas fotografías que quizá animen al viajero a realizar una visita dentro de dos años. Eso sí, como siempre, la comida…de lujo.

Para observar las fotografías a tamaño completo, se debe hacer un clic sobre ellas.

almoço as portas do Redondo

doces a bola do fútebol

correio o galovespas espantalhoo pequeno elefante joaninha

Bellota.

Una fresca mañana de otoño, un colega aficionado a la fotografía y yo, nos dimos un paseo fotográfico por los alrededores de la localidad pacense de Alconchel, la cual posee incluso castillo, algo no muy sorprendente por estas tierras.

La fotografía que muestro a continuación, una bellota, es el fruto de la encina, árbol típico de las tierras extremeñas. Con bellotas se alimenta primordialmente el cerdo ibérico, autóctono de la zona, del que se obtienen jamones pata negra, plumas, solomillos, secretos y abanicos ibéricos (carnes sin comparación) y distintos tipos de embutidos.

Técnicamente, tomé la fotografía en modo macro, aunque sin un objetivos especial…con mucho pulso (al menos, todo el que fui capaz) y unas condiciones de luminosidad que, como no, no eran las más adecuadas. Pueden observarse, en la superficie del fruto, las gotas de rocío todavía no evaporadas por el calor del sol.

Aunque las cerezas del norte de Cáceres sean exquisito bocado, creo que es la bellota la que representa un símbolo auténtico de Extremadura.

IMG_1340