Fuegos artificiales a la luz de la luna llena.

La pasada noche del 23 de junio, Badajoz dio la bienvenida a sus ferias y fiestas con unos atractivos fuegos artificiales, que tuve el placer de fotografiar. Una primera crítica debería ser la ubicación que busqué para tomar las instantáneas, pero es difícil buscar un sitio suficientemente desocupado como para colocar el trípode sin molestar demasiado. En cualquier caso, son fotografías más que aceptables:

IMG_2171

IMG_2163

IMG_2152

IMG_2135

IMG_2170

IMG_2161

IMG_2136

IMG_2172

Mágica noche, bañada por la luz de una gran luna llena:

IMG_2118

Anuncios

Un equipo de científicos españoles desvela el comportamiento de las tormentas gigantes de Saturno.

Me permito difundir el siguiente artículo de la agencia de noticias científicas SINC, como claro homenaje a los investigadores españoles (ninguneados tanto social como históricamente en su propio país). Es muy triste, como físico y como español, comprobar cómo se va destruyendo día a día el tejido científico que, a fin de cuentas, es lo que nos ha permitido disfrutar de un mínimo bienestar y lo que genera una verdadera riqueza a largo plazo:

Una vez al año en Saturno –cada 30 años terrestres– se genera una tormenta de enormes proporciones, denominada ‘gran mancha blanca’, que afecta al aspecto de su atmósfera a escala global.

Un estudio dirigido por investigadores del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE, CSIC-IEEC), en colaboración con  la Universidad del País Vasco y la Universidad Europea Miguel de Cervantes da las claves para entender cómo se desarrollan estas tormentas gigantes mediante el análisis de la de 2010. El trabajo se publica en Nature Geoscience.

Desde el siglo XIX hasta finales del siglo XX sólo se han observado cinco grandes tormentas. La sexta tormenta estaba prevista para 2020, pero se anticipó diez años y apareció en diciembre de 2010.

La nave espacial Cassini (NASA-ESA) obtuvo imágenes de muy alta resolución de la gran estructura meteorológica. La tormenta se originó en un foco pero rápidamente se alargó en longitud y produjo una alteración en la atmósfera, generando un anillo de nubes blancas que envolvió el planeta en menos de dos meses.

La tormenta fue tan activa que produjo un calentamiento de más de 60º C de la alta estratosfera situada encima de la tormenta. Además la sonda Cassini, en órbita alrededor de Saturno, registró una actividad eléctrica sin precedentes durante los siete meses de vida de la tormenta.

El análisis de las imágenes de la tormenta enviadas por la sonda Cassini, así como los modelos por ordenador y el análisis de sus nubes, han permitido a este equipo de científicos explicar por primera vez el comportamiento de la tormenta.

Los resultados no solo aportan el descubrimiento de fuertes vientos asociados a la tormenta, sino que también desvelan el mecanismo que los genera. Los modelos matemáticos han reproducido la tormenta en un ordenador y dan una explicación física del comportamiento del fenómeno.

Los cálculos demostraron que el foco de la tormenta, situado en las capas inferiores de la atmósfera y totalmente oculta a las observaciones desde el espacio, debió de transportar ingentes cantidades de gas a las capas más altas de la atmósfera del planeta donde se encuentran las nubes visibles, y liberar mucha energía que alteró el aspecto del planeta durante meses.

Esta inyección energética masiva interaccionó violentamente con los vientos dominantes de Saturno para producir los vientos observados de 500 km/h.

“No esperábamos encontrar una circulación tan violenta en la región de desarrollo de la tormenta, que era síntoma de una interacción particular entre la tormenta y la atmósfera del planeta”, comenta el autor principal, Enrique García, del ICE y la Fundació Observatori Esteve Duran.

Fuente de energía desconocida

Todavía resulta un misterio la fuente de energía de estas tormentas gigantes, situada posiblemente a unos 250 km por debajo del techo de nubes visibles desde el espacio, donde condensa el agua en Saturno.

A pesar de su enorme actividad, la tormenta no es capaz de modificar sustancialmente el régimen de vientos dominantes, que soplan permanentemente en la misma dirección que los paralelos terrestres, pero sí interaccionar violentamente con ellos.

El estudio de estos fenómenos permite conocer mejor los modelos meteorológicos y de comportamiento de la atmósfera terrestre en un medio ambiente muy diferente e imposible de simular en un laboratorio. Las tormentas de Saturno son un banco de pruebas de los mecanismos físicos que generan otros fenómenos meteorológicos en la Tierra.

24/06/2013. Año Internacional de la Estadística. ¿Sabías qué…?

¿Sabías que..? a la estadística le encantan los “Big Data”…

Entramos de lleno en la era de los “Big Data”, un término muy de moda, que engloba varios conceptos, y que traduce la recogida generalizada de los datos generados por nuestras maneras de vivir y de trabajar actuales: información climatológica y de medio ambiente medidos de manera continua, entradas en redes sociales, registros de compra y transacciones, vídeos y fotos digitales, señales de localización de móviles… Casi todo está digitalizado, lo que crea auténticas montañas de datos, y plantea desafíos para extraer de manera rápida y eficiente la información más relevante posible. Las técnicas usadas para ello están en la intersección de la informática y la estadística, y han dado lugar al campo llamado “Minería de datos”. Con ello, se abre para las compañías un mundo nuevo de oportunidades para obtener información sobre las preferencias y las pautas de sus clientes y así diseñar sus estrategias comerciales, pero también para instituciones públicas a la hora de determinar sus prioridades de actuación y desarrollo.

Fuente: Divulgamat.